sábado, 31 de marzo de 2012

La Línea de la Concepción se queda sin Semana Santa 2012

(Comunicado de Prensa del Consejo Local de la Línea a fecha de 31 de marzo de 2012)
En La Ciudad de La Línea de la Concepción a 31 de Marzo de 2012A través de las líneas de este comunicado, sean las primeras palabras para solidarizarnos con aquellos trabajadores y trabajadoras municipales que reivindican el cobro de las ocho nominas pendientes, poniendo en peligro la subsistencia diaria de sus hogares. Pero igualmente manifestamos el sentir de estar condicionados y utilizados por parte de la policía local.En segundo lugar, El pleno de hermanos mayores de La Línea de la Concepción, con su Junta Permanente a la cabeza, quiere aclarar los hechos acaecidos en los días anteriores.Durante estos últimos meses y, en especial, durante estas últimas semanas, nos hemos encontrado desasistidos y desamparados por todas las instituciones locales y provinciales a las que les hemos pedido ayuda para solucionar el conflicto existente en nuestra localidad referente a la seguridad ciudadana, hecho que influye en el discurrir de nuestros cortejos en la calle y el corte del tráfico que lo hagan posible.El pasado jueves 22, tras celebración del pleno para ultimar los preparativos de la próxima Semana Santa, emitíamos una carta urgente a alcaldía en la cual le exigíamos la convocatoria del Consejo de seguridad ciudadana ante los rumores de no existir servicios mínimos en la policía local como protesta a las nóminas impagadas por parte del consistorio.La respuesta a la citada carta no se hizo de rogar, recibiendo notificación de convocatoria para el siguiente lunes, 26 de marzo, fecha en la que se celebraría una reunión entre los responsables de la policía local, la alcaldesa, el concejal delegado y los miembros de la Junta Permanente del Consejo Local.En dicha reunión se nos dio traslado de los escasos dispositivos de que contaba dicho órgano de seguridad y de las bajas y previsión de las mismas para los días venideros. La sinceridad fue máxima y se nos avanzó que a fecha de Domingo de Ramos podríamos contar, casi con seguridad, con cuatro miembros para montar el dispositivo de Semana Santa, oscilando el número de años anteriores entre 20 y 40. según las necesidades de los distintos días y de las Hermandades que procesionaban.En esa misma reunión nos hicieron llegar la imposibilidad de montar el dispositivo de otros años, se nos aseguró la seguridad en una pequeña parcela, la zona centro de la ciudad, y se nos explicó detalladamente el proceso de retirada de vehículos que también se veía afectado para llevarlo a cabo por no contar con las unidades necesarias para mantener libres las calles de coches y que no volvieran a aparcar otros ciudadanos, invitándonos a encontrar soluciones en voluntarios desde nuestras propias hermandades.
Ante esas pocas garantías para asegurar los cortes de tráfico, sin perjuicios de orden publico tales como posibles atropellos o respeto a las procesiones que discurrirían por las calles linenses, pedimos a la máxima autoridad de nuestro consistorio que hiciera lo posible por convocar el Consejo de Seguridad Ciudadana y que se trasladasen las competencias necesarias para solucionar este tema a otras fuerzas de orden público como policía nacional o guardia civil. Quedando por parte de nuestra alcaldesa en que se pondría inmediatamente en contacto con el comisario de la policía nacional para ponerle al corriente de la situación, pactando no hacer ningún tipo de comunicación para no enrarecer los ánimos y encrespar las masas hasta realizar las gestiones para solucionar el tema, se cerró la reunión del lunes quedando emplazados para la mañana del siguiente miércoles.
En la mañana del citado miércoles, a las 10 de la mañana, se dan cita, nuevamente, la señora alcaldesa, un técnico de Subdelegación del Gobierno, los representantes de policía local, de policía nacional y de la guardia civil.
Tras las distintas conversaciones encaminadas hacia la posibilidad de aceptar competencias delegadas por parte de la policía local, el cuerpo de la guardia civil manifiesta no tener competencias de corte de tráfico en la ciudad y tampoco de mantenimiento de orden público; la policía nacional acepta coordinar el dispositivo de atención al ciudadano y se emplaza al servicio de protección civil ( 20 unidades), para desempeñar el corte del tráfico apoyándose en el emplazamiento de 100 vallas. Se garantiza el uso de conos para la retirada de vehículos por parte de las dos gruas existentes y se le solicita al Consejo Local que realice labores de reparto de octavillas informativas en los parabrisas de los coches en las distintas barriadas y a través de sus hermandades.
Con esta información se vuelve a celebrar un pleno extraordinario en la noche del mismo miércoles 28 para informar de primera mano a las Hermandades de Penitencia sobre el desarrollo de dicha reunión y sobre la posibilidad o no de realizar las Estaciones de Penitencia con los medios facilitados.
Tras someter a debate los pros y los contras, tras tener en cuenta incluso la situación precaria en la que se encuentra la economía de nuestra ciudad y la repercusión desastrosa que tendría en la hostelería y el sector comercial, tras valorar el riesgo que supone echarse a la calle sin garantías de corte de tráfico, de presencia policial en la calle y de posibles altercados de orden público promovido por enfrentamientos y provocaciones, las Hermandades deciden correr dicho riesgo y buscar en sus hermandades personas que voluntariamente acepten estas competencias que corresponden a otras instituciones. Se decide así, a las tres de la mañana, mantener las procesiones en Semana Santa.
Durante la mañana del jueves y la tarde-noche, la Junta permanente realiza labores de gestión para ultimar detalles pendientes de cara a la semana siguiente. Se establecen los horarios de visita a las Hermandades en el día de sus Estaciones de Penitencia y se solicita a las mismas reenvíen listado de los voluntarios para distribuirlos por días según necesidades. Al mismo tiempo ultiman detalles de cara a la reunión del viernes con los miembros de policía local.
Llegado el día de ayer viernes, las noticias que se reciben en la reunión con la policía local son alarmantes, desalentadoras y presagian cambios en la postura que este Consejo había mantenido a mitad de semana. El número de vallas que se había garantizado para mantener los cortes de las calles se reducen drásticamente, hasta el punto de hacer inviables el corte de las calles. Los miembros de protección civil que se habían previsto para ejercer el corte de las calles, junto a las vallas, se reduce también por dedicarse a labores de seguridad en lugares públicos ante el número creciente de bajas en la policía local (78 al día de ayer). Los conos para garantizar el no aparcamiento tras la retirada de vehículos desaparecen y se nos garantiza el uso sólo de una grúa. Se informa de la imposibilidad de garantizar el corte y acompañamiento de las Hermandades de extrarradio y de la retirada de vehículos solo en algunas calles. Se pide que los voluntarios de las Hermandades se encarguen de colocar las vallas en su sitio para cortar el tráfico sin colapsar la ciudad y cuando lo crean conveniente, no se nos provee de chalecos de tráfico y nos sugieren que nosotros mismo elaboremos los distintivos a colocar en dichos chalecos para conseguir el respeto de la ciudadanía y un sinfín de cosas más que hacen nacer el desánimo y la alarma en los miembros de la Junta Permanente asistentes a esta reunión.
Durante la tarde de ayer se entablan negociaciones con Dª. Gemma Araujo y D. Alejandro Sánchez para que intenten mediar ante Subdelegación del Gobierno para intentar remediar esta situación de caos, de inseguridad y de pocas garantías para nuestras Hermandades en la calles y para el pueblo de La Línea de la Concepción que se congregará multitudinariamente en las calles de nuestra ciudad al discurrir de dichos cortejos.
Todas las puertas a las que se llama permanecieron cerradas. Desde ninguna institución se nos hace caso, quedando patente que los cristianos, los creyentes y los cofrades de nuestra ciudad no interesan en ningún sitio, que deben sufrir la coacción y el secuestro de su derecho a manifestar sus creencias, viéndonos solos y desamparados ante la toma de decisiones, recibiendo la crítica de ciertos sectores motivado por las dudas creadas desde el lunes en los comunicados emitidos por alcaldía, rompiendo el pacto del lunes y haciéndonos responsables de algo que no hemos provocado nosotros y que sufrimos como ciudadanos de nuestra localidad.
De esta forma, ante la imposibilidad de afrontar el riesgo y toda la carga que se ha puesto a nuestras espaldas para realizar labores que no nos competen, para las que no estamos preparados y ante las cuales estamos desamparados por tener responsabilidad penal ante la posibilidad de incidentes graves, los Hermanos Mayores reunidos en la noche de ayer en Pleno extraordinario, decidieron tomar la difícil decisión de no realizar las mencionadas Estaciones de Penitencia, sustituyendo estas mismas por actos de culto interno en cada una de las Parroquias o capillas.
En la mañana de hoy, ante el estudio hecho por algunas Hermandades de sus estatutos y presentando sus alegaciones, correctamente y amparado por sus normas, se rompe el acuerdo tomado en la noche de ayer.
Dicha situación sobrepasa el deseo de salir de todas las Hermandades y nos coloca en una encrucijada ante la decisión que debemos hacer llegar a nuestros hermanos, no sabiendo en estos momentos hasta qué grado nos harán cumplir lo que nuestros estatutos declaran.
Como decisión final, comunicamos que cada Hermandad está en potestad de decidir sus salidas procesionales, lamentando la situación de dejadez y abandono en la que se encuentra nuestra ciudad de La Línea por parte de las instituciones autonómicas, provinciales y locales.
Lamentamos desde aquí los daños que esta decisión pueda ocasionar en el pueblo de La Línea de la Concepción e informamos que nosotros también los sufrimos internamente ante los muchos gastos a los que tenemos que hacer frente. Agradecemos la valentía y el gesto de solidaridad de tantos hermanos que se muestran dispuestos desempeñar tareas de voluntariado y solicitamos la comprensión y la solidaridad de todos ante estos momentos difíciles que nos toca vivir.
GRACIAS A TODOS.

(Comunicado de Prensa del Consejo Local de la Línea a fecha de 31 de marzo de 2012)